Asegure la competitividad de su fuerza laboral y proteja a su compañía

Incluso antes de empezar con sus funciones laborales, los candidatos a ser contratados deben entregar evidencia de sus títulos académicos a sus eventuales empleadores. Luego, desde el primer día de trabajo, las compañías invierten recursos en el desarrollo de su personal, ya sea mediante calificaciones formales adicionales o a través de entrenamiento para incrementar sus niveles de aptitudes.

Muchas calificaciones y aptitudes son altamente técnicas, y existe la necesidad de asegurarse que la competencia de los empleados es continuamente actualizada o adaptada para cumplir, por ejemplo, con la introducción de nuevas tecnologías o algún cambio en la legislación. Las capacidades individuales son características que pueden ser medidas y registradas de manera regular para asegurar la seguridad de los empleados y del público, y así proteger a la compañía ante reclamos de negligencia potenciales.

También es importante evaluar y registrar niveles de capacidad no-técnicos y evaluar la competencia del personal administrativo y de oficinistas. De obtenerse un resultado insatisfactorio, éste puede usarse para identificar áreas de capacitación necesarias o, en el peor de los casos, la necesidad de establecer un plan de mejora del rendimiento. Mientras que un resultado positivo puede indicar que la persona está lista para tomar mayores responsabilidades.

Descargue aquí la descripción completa de la solución de Condiciones y administración de capacidad laboral de OnBase.